miércoles, 28 de septiembre de 2011

Opinando de la ONU: ¿sirve o no sirve?

La ONU ¿Sirve para algo? 

 Por Marcel Roo


La Organización de Naciones Unidas (ONU) en su 66ª Asamblea General se ha convertido en el escenario más destacado por los medios de comunicación. Jefes de Estado y de gobierno desfilan por su imponente sala donde exponen sus logros y demandas. En fin, todo un proceso de catarsis retórico que llena los espacios mediáticos.

El presidente de Ecuador Rafael Correa, la describió como un foro ineficiente, con lo cual estamos totalmente de acuerdo, pero discrepamos de él cuando dijo “la ONU no sirve”.

En verdad, la ONU sí sirve. Sirve para cumplir los mandatos del imperialismo y sus acólitos. Sirve para aprobar bombardeos como los que ejecuta la OTAN contra Libia, en nombre de la protección a la población civil. Sirve para enviar cascos azules a Haití que violan los derechos humanos de los habitantes de ese país empobrecido.

La ONU también ha servido para justificar el bombardeo de la OTAN a Yugoslavia en nombre de la “intervención humanitaria, para luego, con el mayor cinismo, hacerse cargo de la administración del territorio de Kosovo.

E igualmente ha servido para “hacerse de oídos sordoscuando Estados Unidos decidió de manera unilateral invadir Irak y Afganistán como parte de la tristemente celebre guerra preventiva contra el terrorismo desatada por George W. Bush.

Y sobre el caso que actualmente está en el tapete: Palestina, la ONU sirvió para desmembrar a esa región cuando en 1947 decidió partir dicho territorio y entregarle el 54% a Israel, creando así una nación artificial hoy poderosamente armada, inclusive con bombas nucleares, que para más señas es el brazo ejecutor del imperialismo estadounidense en el Medio Oriente.

Es importante recordar que Palestina estaba colonizada por Gran Bretaña y ésta al retirarse acudió a la ONU para que dividiera el territorio. Esa misma Gran Bretaña es la que hoy también se opone al reconocimiento de Palestina como Estado independiente y soberano con asiento en Naciones Unidas, y es la misma que junto a Francia, Italia y EEUU impulsó el bombardeo de la OTAN en Libia.

Para mayor cinismo, la ONU reconoce a Israel como Estado miembro pero le niega este derecho a Palestina, la originaria de ese territorio que en gran parte le ha sido arrebatado por el sionismo judío. Para todo esto sirve la ONU.

Una herencia de fracasos

La ONU es la heredera de la Sociedad de Naciones creada en junio de 1919 por el Tratado de Versalles, luego de la Primera Guerra Mundial, con el objeto de echar las bases de la paz y la reorganización de las relaciones internacionales sustentadas en los principios de la cooperación internacional, el arbitraje de los conflictos y la seguridad colectiva.

Todo esto se convirtió en letra muerta. La Sociedad de Naciones, fruto de los vencedores de la Primera Guerra Mundial, fue incapaz de garantizar la paz y la seguridad del mundo, y en 1939, tras una serie de violaciones a los derechos de los estados independientes por parte de las potencias del momento, sobre todo Italia y Alemania, se desató la Segunda Guerra Mundial.

A la ineficiencia de la Sociedad de Naciones le sucedió, en octubre de 1945, la Organización de Naciones Unidas, con una carta fundamental que prohíbe la violación de la soberanía de un Estado por la fuerza, y definida como la asociación de gobierno global para facilitar la aplicación del Derecho internacional, garantizar la paz y la seguridad internacional, así como el desarrollo económico y social, los asuntos humanitarios y los derechos humanos.

Como se puede comprender, ninguno de estos preceptos se ha cumplido. Jamás una institución internacional ha sido tan violada.

1 comentarios:

¿Cual es la solución? ¿Que la ONU desaparezca?

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More