lunes, 27 de julio de 2015

¡Tu Vida está en Peligro! Desde las Redes Sociales el "Gran Hermano" (la serpiente antigua) te está vigilando para destruir tu destino.


Compartir información en las redes sociales se ha convertido parte importante de nuestro estilo de vida. Casi sin darnos cuenta somos impulsado por una especie de inercia virtual a publicar todo lo que sentimos, tenemos, obtenemos,... en fin, todo lo que somos. Muchos de Uds., tanto como yo, ya no podemos imaginarnos un día sin revisar el Facebook, Twittear o compartir una foto en Instagram. 

Sin embargo, hay veces que no tomamos en consideración que lo que publicamos está a la vista y alcance de cualquier persona, y esto incluye buenas y malas intenciones.

Por ello vale la pena preguntarse: ¿qué pasa cuando compartimos más de lo que deberíamos?
Antes de continuar con los tips que quiero, y necesito hacerles, los invito a considerar juntos la reflexión que este video provoca en lo referente a nuestra vida virtual:

Como podrás notar en esta historia nunca sabemos quién está viendo nuestra información. Por causa de ello, la inseguridad informática y personal ya es un hecho. Aumentan día a día los casos de secuestros y extorsiones que involucran el uso de redes sociales en su modus operandi o como herramienta para detectar potenciales víctimas. Es verdad que en todas las redes existe la posibilidad de usar filtros de seguridad, pero tengan en cuenta que si esa información, ya sea una foto, un texto o lo que sea, puede ser compartida pierde inmediatamente ese “filtro”.

Así que aquí les dejo algunos consejos sobre lo que no debes poner en las redes sociales y cómo controlar vuestros perfiles para no exponerse al mal que yace detrás de este sistema.

Estos son los puntos que NUNCA debemos publicar en las redes sociales:
  • Entre menos información, mejor. Hay perfiles de Facebook que dicen hasta dónde estudió el Kinder. Exponer este tipo de información no es necesario, sobre todo en cuestiones familiares. No hace falta que especifiquemos quiénes son nuestros primos, tíos y papás, sobre todo si alguien de la familia tiene una buena posición económica. Antes de colocar alguna información piensa si es realmente necesario que otras personas sepan eso, y sobre todo si eso que vas a poner puede servir como herramienta para alguien que quisiera hacerles daño a ti o a alguien de tu familia.
  • Información personal: Como es el caso de dirección, teléfono, email, institución a la que van nuestros hijos (si se ve el escudo, ya es información) o datos de la empresa donde trabajamos. Los niños o adolescentes en Instagram se pasan datos de este tipo todo el tiempo.
  • Reuniones sociales: Programar una reunión por las redes, es decirle a un desconocido dónde y a qué hora me voy a encontrar con mis amigos. Es muy común que esto ocurra entre los niños y los adolescentes, más de lo que uno imagina.
  • Viajes: Son muchísimos los adultos que anuncian por sus redes cuando se irán de viaje, cantidad de días, destinos. Es lo mismo que decir: “mi casa estará deshabitada todo este tiempo”.
  • Peleas: “Los trapitos se lavan en casa”, no demos herramientas para que alguien externo pueda crear falsas historias o meterse en peleas personales que terminen en bolas de nieve.
  • Conversaciones personales: Imagina una charla con un ser querido que es escuchada por una cancha de fútbol. Ese tipo de conversaciones pueden tenerlas a través de WhatsApp o por mail, pero no las hagan públicas en las redes.
  • Contraseñas o preguntas de seguridad: Jamás de los jamases den este tipo de información en una red social. Hay hackers o delincuentes que gustosos estarán esperando esta información para usarla.
  • Publicar fotos y etiquetarlas: Cuando uno publica una foto y además etiqueta a los que están en ella, es información servida en bandeja para cualquier delincuente. Además sepan que una vez que la foto está en la red, por más filtro que pongan, si algún conocido opina, lo verán también todos los contactos de ese conocido. Además si van a publicar fotos de personas que no son de su familia, pidan permiso, no a todo el mundo le gusta que se publiquen fotos personales. ¡Una foto subida es una foto pública, por más filtros que pongamos!
  • Datos financieros: Aunque parezca insólito hay personas que cuentas en Facebook a que banco pertenecen, donde tienen sus ahorros. Esta información bajo ningún aspecto se debe compartir.
  • Tu ubicación. Foursquare se ha convertido en toda una herramienta para encontrar a tus amigos y saber lo que están haciendo, pero ¿te imaginas lo que podría hacer un secuestrador con esa información? Piensa bien si te conviene hacer Check In en cada lugar que pisas, supón que alguien está pendiente de tus movimientos, ¿no le estarías dando las armas perfectas para atacarte?
Estoy convencidos que todos aceptamos que las redes sociales han cambiado la forma de vivir de todos nosotros, pero debemos ser responsables con la información que compartimos, por seguridad nuestra y de nuestros hijos. Por eso, antes de publicar algo y ante la duda, recordemos la pregunta: ¿Quiero que un completo desconocido vea esto?
Si el tema te ha gustado, y te gusta reflexionar después de considerar un video, te invito a considerar este corto que sí o sí te hace despertar en la consideración de todo este asunto.

video

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More