jueves, 4 de septiembre de 2014

“No juzgues a un libro por su portada”,... ¡Cuidado con las apariencias!


No es la primera ni la última vez que nos encontraremos con un caso de discriminación racial, pasa en todo ámbito de cosas: deporte, trabajo, vida diaria, etc.

El racismo, la xenofobia y la #intolerancia son problemas frecuentes en todas las sociedades. Todos y cada uno de nosotros jugamos un papel ya sea contribuyendo o rompiendo los prejuicios raciales y las actitudes intolerantes.

Mira este video y aprenderás una gran lección:

video

Resulta que la Biblia nos advierte sobre esto y nos explica porque se nos facilita tanto ser engañados por como se ven las cosas:

     "Y Yahwéh respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Yahwéh no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Yahwéh mira el corazón". 
(1 Samuel 16:7)

Es muy sencillo dejarse llevar por lo que nuestros ojos nos muestran, pues es lo que se “VE” real… Pero la verdad es otra muy diferente, debemos aprender a ver con los ojos de nuestro espíritu y así alcanzar a ver el corazón de los demás.

Estamos acostumbrados a juzgar a los demás por las apariencias, deberíamos considerar otras alternativas.

¡Sí, podemos partir por nosotros y empezar a cambiar el mundo!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More